Call center: “Yo soy muy listo y experto, y tú eres muy torpe y me haces perder el tiempo”

Mis dotes adivinatorias no son ningún prodigio, pero estoy bastante seguro que lo que voy a escribir, a muchos de vosotros os va a llenar de compasión: He tenido que llamar a un call center de soporte técnico informático. Gracias, gracias de antemano por vuestra compasión. He de reconocer – tachadme de cobarde, lo aceptaré – 

Continue Reading →

Lenguaje Corporal: ¿A qué sabe tú sonrisa?

¿A qué sabe tu sonrisa? Seguramente en estos momentos estarás buscando una respuesta creativa en tu mente -¡bien hecho!- al estar trabajando en tu autoconocimiento y autoconfianza, y por tanto preguntándote de manera distinta acerca de cómo sonríes en comparación por ejemplo con la sonrisa sistematizada y automatizada en atención al cliente de algunos negocios 

Continue Reading →

También en UK falta un poco de orientación al cliente…

Me gustaría comparar dos casos, uno en España, en un pueblo de Madrid, y el otro en Reino Unido. El caso de UK se refiere a un servicio de delivery llamado iPostParcel. Os cuento la historia desde el principio. Me enviaron un paquete desde Londres, varios días después, tanto el remitente como yo nos empezamos a 

Continue Reading →

Orientarnos al cliente… ¿a qué cliente?

Como si se tratara de una relación sentimental, hay que clientes propicios para mantener una relación larga, y otros con los que, por mucho que nos empeñemos, será difícil llegar a entablar una relación provechosa para ambas partes. Conocemos clientes “de una noche”, otros que “buscan compromiso”, a los que le gusta una “relación a distancia”, 

Continue Reading →

Ejemplos de experiencia…mala

Tras una mala atención e intentar formalizar una queja, mi parte racional me dice: “Deja de perder el tiempo, con no volver a esas tiendas, vale” ¡Volvemos! Mi objetivo con estas entradas es que las cosas mejoren, porque se puede mejorar y los consumidores debemos exigir que algunas actuaciones y actitudes cambien para el beneficio 

Continue Reading →